1. Defensa y desarrollo de las comunidades indígenas en todos sus aspectos: económicos, sociales, sanitarios, idiomáticos y jurídicos.

  2. Contemplar la defensa y reintegro del aborigen desarraigado a su comunidad.

  3. Defensa de las tierras de las comunidades indígenas, cualquiera sea el titulo jurídico por el cual las posean y recuperación de las tierras aptas para la agricultura, ganadería, explotación forestal y minería, para aquellas comunidades que no las posean.

  4. Obtener el reconocimiento de las comunidades aborígenes como personas jurídicas, capaces de tener derecho y contraer obligaciones, para lo cual se debe gestionarse la promulgación de una ley orgánica.

  5. Obtención de créditos para la compra de instrumentos de labranza, semillas, reproductores y asesoramiento técnico.

  6. Instalación de hospitales y puestos sanitarios en las comunidades indígenas.

  7. Obtener que la enseñanza sea impartida en los respectivos idiomas aborígenes, conforme a los términos de la ley 14.932. Poblaciones indígenas a través de maestros aborígenes o que hablen el idioma de las respectivas comunidades. Consecuentemente obtener la publicación de material didáctico en los respectivos idiomas aborígenes. Obtener el respeto por las pautas culturales propias del indígenas en la escuela. El idioma castellano será enseñado como materia especial.

  8. Estudio del pasado y presente y sus tradiciones en la medida en que esto sirva para el desarrollo cultural de sus comunidades junto al aporte de la ciencia universal.

  9. Estudio de los idiomas indígenas en uso en la República Argentina, con el objeto de que sirvan de adecuado vehículo en el desarrollo cultural de las comunidades indígenas.

  10. Formación de personal técnico-científico o especializado indígena de todo origen, como una de las formas concretas de impulsar el propio desarrollo de las comunidades indígenas. Obtener que en los Registros Civiles se respeten los nombres y apellidos indígenas.

  11. Reafirmación y reivindicación de la personalidad indígena en todas las comunidades indígenas en particular y en la Republica Argentina en general, por los medios adecuados: educación, publicaciones, difusión, publicación de libros escolares y científicos indigenas, y que el indio y su familia gocen de parte de los no aborígenes, ya sean particulares o funcionarios, del respeto debido a todo ser humano.

  12. Combatir el racismo anti-indio en todos sus aspectos y en todas sus manifestaciones: abiertas o encubiertas, confesadas u opresión del indio en cualquier forma: físicamente, biológicamente o culturalmente.

  13. Combatir en un todo de acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas y sus Organismos especializados, el genocidio y etnocidio de las comunidades indigenas en todas sus formas en las cuales se manifiestan actualmente:
    1. Mediante la usurpación de las tierras de la comunidades indigenas y su subsecuente disgregación.
    2. Mediante el abandono sanitario.
    3. Mediante la imposición de la enseñanza escolar de pautas y tradiciones culturales que le son ajenas.
    4. Mediante el desconocimiento de su propio idioma en toda actividad oficial, incluyendo la enseñanza escolar.
    5. Mediante el menoscabo, el desprecio y la negación de la propia personalidad indigena. La discriminación y la opresión racial para que el indio reniegue y se transculture, cayendo en la despersonalización.
    6. Mediante el falso planeamiento de que la cuestión indigena es una cuestión puramente economico-social, cuando la realidad es que si bien el todo de la cuestion tiene indudablemente una importante faceta económico-social, también tiene otras muy importantes: éticas, raciales, lingüísticas, históricas, psicológicas, etcétera.

Es propósito excluir de su seno los siguientes temas: 

  1. Políticos y/o religiosos, cuando no tengas aplicación concreta en la problemática india actual.
  2. Todo tipo de reivindicación de hechos o personas que mediante el despojo y el exterminio del indio en el pasado llevaron al indio presente a su situación actual.

Los temas históricos solo deberán considerarse en los siguientes casos:

  1. Cuando sean necesarios para la comprensión de cuestiones concretas de la realidad actual.
  2. Cuando sean necesarios para proporcionar una autentica versión de los hechos ocurridos, para que el indio revalore, en los casos en que los precisa, su propia personalidad, y para que el resto de la población aprenda a respetar esa personalidad y elimine los prejuicios anti-indio que pueda tener.